Sobre mi


CristinaSoy Cristina Fernández, joyera y diseñadora de Shimú Joyas. Tuve el privilegio de nacer en la sucursal del cielo, la bella ciudad de Caracas en Venezuela. Hija de emigrantes Asturianos de la postguerra civil española. Estudié Turismo y Diseño Gráfico. Desde 2014 tengo la fortuna de vivir en Madrid, junto con mi familia.

 En 2011 decidí crear mi firma de joyería artesanal y desde entonces cada pieza de Shimú Joyas está diseñada desde el corazón y creada con mis manos, utilizando técnicas tradicionales de orfebrería. Mi inspiración proviene de las formas orgánicas de la naturaleza, mi fascinación por el mar, surge de un viaje, un libro, una frase, una obra de arte, la efervescencia de la primavera, cualquier estímulo sirve para una mente creativa. 

banco de joyeroNo sé si te ha pasado, pero hay momentos en los que tomas una pequeña decisión basada únicamente en tu intuición y no te das cuenta de lo importante que es hasta mucho tiempo después. El hecho de enseñarle a mis niños lo que yo hacía de pequeña buscando esos cristales de la playa, los “Tesoros del mar”, como les llamamos, hizo que ellos mismos lo amaran y disfrutaran tanto como yo aún lo hago. Luego decidimos incorporarlos a las joyas que hago en el taller, y sin saberlo este fue el primer paso que Shimú Joyas dio para convertirse en una marca de joyería sostenible. El siguiente paso ha sido reemplazar la plata de nueva extracción, por aquella que lleva mucho tiempo en el mercado y reciclarla para darle una nueva vida y ser ambientalmente responsables. Es un proceso que afortunadamente cada vez más empresas se comprometen a hacer, para lograr una joyería ética y sostenible y nosotros queremos ser parte de esa nueva generación que velará por dejarle a nuestros hijos el mejor planeta posible.

Una pieza de Shimú Joyas es:

  • Una joya única, sin procesos industriales ni cientos de copias.
  • Piezas de calidad, con acabados cuidados y personalizados según tus preferencias.
  • Joyas de las que puedes estar orgulloso porque su origen es responsable con el medio ambiente.
  • También es un sueño hecho realidad, sobre todo porque me permite compatibilizar mi trabajo con la crianza de los dos regalos que la vida me ha dado.

Gracias por leerme

Cristina