Bio



Shimú Joyas

¡Hola! Soy Cristina, orfebre nacida en la hermosa Caracas (Venezuela). Desde el año 2014 mi familia y yo hacemos vida en Madrid.

En 2011 creé mi marca de joyas y desde entonces cada pieza de Shimú Joyas está diseñada y hecha con mis manos, utilizando técnicas tradicionales de orfebrería. Mi inspiración proviene de la naturaleza y el mar, surge de un viaje, una obra de arte, la efervescencia de la primavera, etc. Trabajo con metales preciosos, específicamente oro y plata, que la mayoría de las veces se reciclan de piezas antiguas. Actualmente estoy adaptando todos mis procesos para hacer de Shimú Joyas una marca 100% sostenible. No es fácil, pero día a día y con gran entusiasmo avanzamos en este proyecto.

Siempre he estado haciendo cosas con mis manos, velas, bombones e incluso jabones naturales... Creo que esta vena creativa corre en la familia. Mi madre siempre ha tejido, bordado, crochet y mucho más. Mi padre era mecánico de automóviles, pero no uno cualquiera, era de esos que buscaba piezas originales y armaba coches con tan sólo un chasis. Recuerdo que su gran orgullo era un Mercedes de 1962 que armó pieza a pieza y funcionaba como un reloj suizo. Mi hermano también tiene esas habilidades y se especializa en Monster Trucks y motos de carreras. Mi hermana dice que no tiene estas habilidades, pero no es cierto... lo que le pasa es que es la más lista!.  También tengo tíos y primos pintores artísticos, artesanos de la madera y de la piel, del macramé y de la cocina. ¡Estoy tan orgullosa de ellos!.

Siempre he sentido fascinación por el vidrio marino, ya sabes, esos pequeños trozos de botellas de vidrio que las personas han arrojado al mar. Desde muy pequeña recuerdo ir al pueblo de mi madre en Asturias y atravesar el puerto en busca de estos cristales ya tallados por el mar, también piedras raras que eran verdaderos tesoros y aquellos cangrejos que se escondían nada más verme. Mi abuelo “El Rondelo” fue marinero en esa pequeña villa asturiana donde vivió y donde también se perdió para siempre en la inmensidad de ese fiero mar Cantábrico… y es ese mar el que conecta con mi esencia y mi pasión de hacer una joyería con alma, sentimiento y respeto a la naturaleza… en honor a él.

Anillo calcedonia y plata

No sé si te ha pasado, pero hay momentos en los que tomas una pequeña decisión basada únicamente en tu intuición y no te das cuenta de lo importante que es hasta mucho tiempo después. El hecho de enseñarle a mis niños lo que yo hacía de pequeña buscando esos “Tesoros del mar”, hizo que ellos mismos lo amaran y disfrutaran tanto como yo aún lo hago. Luego decidimos incorporarlos a las joyas que hago en el taller, y sin saberlo este fue el primer paso que Shimú Joyas dio para convertirse en una marca de joyería sostenible. El siguiente paso ha sido reemplazar la plata de nueva extracción, por aquella que lleva mucho tiempo en el mercado y reciclarla para darle una nueva vida y ser ambientalmente responsables. Es un proceso que afortunadamente cada vez más empresas se comprometen a hacer, para lograr una joyería ética y sostenible y nosotros queremos ser parte de esa nueva generación que velará por dejarle a nuestros hijos el mejor planeta posible.

Una pieza de Shimú Joyas es:

  • Una joya única, sin procesos industriales ni cientos de copias.
  • Piezas de calidad, con acabados cuidados y personalizados según tus preferencias.
  • Joyas de las que puedes estar orgulloso porque su proceso de fabricación ha sido responsable con el medio ambiente.
  • Una joya hecha a mano, con procesos artesanales y mucho mimo.
  • También es un sueño hecho realidad, sobre todo porque me permite compatibilizar mi trabajo con la crianza de los dos regalos que la vida me ha dado.

Gracias por leerme

Cristina